Crítica de Transformers: la venganza de los caídos, fuegos artificiales para el cuatro de Julio

Crítica de Transformers: la venganza de los caídos, fuegos artificiales para el cuatro de Julio

Explosiones, persecuciones, planos aéreos, mujeres espectaculares y militares norteamericanos avanzando a cámara lenta para que tengamos tiempo de reflexionar y deducir que sólo ellos pueden salvar el mundo. En dos palabras: Michael Bay. Así vuelve a presentarse con el blockbuster que está reventando taquillas en medio mundo, “Transformers: Revenge of The Fallen”, dos horas y media para glorificar al ejército de los Estados Unidos, únicos capaces de hacer frente a los Decepticons.

En esta segunda parte, Sam Witwicky (un Shia Labeouf tan insulso como siempre) va a la Universidad, y al recoger sus cosas encuentra un fragmento de la chispa vital que le hace tener extrañas visiones sobre el origen de los Transformers y provoca que el líder de los Decepticons, The Fallen (una vez más, se traduce mal el título), quiera regresar a la Tierra para derrotar definitivamente a los Autobots y a su principal componente, Optimus Prime, único capaz de destruirle.

Lo que podría dar para una buena película de acción se convierte en un flojo entretenimiento que por momentos parece un vídeo de propaganda del ejército de los Estados Unidos. Salvando algunas escenas (la primera en Hong Kong, la pelea en el bosque y algunos momentos de la batalla final) no aporta nada especialmente destacable, ningún elemento novedoso respecto a cualquier otra película de acción de elevado presupuesto. Es más, desaprovecha recursos como el Decepticón “Devastator”, formado por varios robots, cuya presencia es prácticamente testimonial, y carece de un clímax final que sí tenía la primera parte. De nada sirve tanto realismo en los efectos especiales si la historia está completamente vacía.

La dirección de actores, dando por hecho que Michael Bay conozca ese concepto, es de vergüenza ajena. La pareja protagonista carece de química en pantalla, Labeouf no tiene ningún carisma, Megan Fox hace de sí misma, que es muy agradable de ver pero su actuación transmite tanto como la puerta derecha de Bumblebee, y me cuesta encontrar una película con un número tan elevado de secundarios bufones: los padres de Sam sólo provocan ganas de que algún robot los aniquile, el compañero de habitación Sam es el típico secundario que se pasa la película haciendo chistes y que muere en el único momento en el que dice algo en serio (por desgracia aquí no pasa eso), pero lo que hace que el sentido del humor de esta película pase de infantil a insultante son los dos robots que acompañan a los protagonistas, que se limitan a hablar con lenguaje “callejero” y a hacer chistes facilones y el personaje de John Turturro, un ridículo y fanático esperpento obsesionado con soltar frases patrióticas cada dos minutos; lo que nos lleva a uno de los puntos clave de la película: el mensaje belicista que subyace en ella. Si bien su director tiene todo el derecho del mundo a apoyar al ejército de su país, resulta rancio y retrógrado cuando se nombra específicamente al presidente Barack Obama diciendo que “está escondido en alguna parte” en lugar de haciendo frente a los Decepticons y que “con los malos no se negocia”, tampoco ayuda mucho que se ridiculice a otras culturas, como cuando los protagonistas consiguen pasar la frontera de un país árabe…¡porque son de Nueva York! o cuando el ejército de un país vecino decide ayudar a los norteamericanos y es masacrado en un abrir y cerrar de ojos mientras siguen luchando como valientes defensores de la libertad. Aquí no vale decir “sólo es una película de entretenimiento” porque sólo falta que aparezca un cartel del tío Sam pidiendo que nos alistemos.

Por lo demás, el guión hace aguas por mil sitios: ¿una alianza secreta entre el ejército y los Autobots?¿Es que nadie vió nada cuando destrozaron la ciudad de Los Ángeles? ¿Por qué no convocaron a The Fallen la primera vez? ¿Dónde se pasan la película muchos de los robots principales? Supongo que han pensado que los fallos de la historia se compensan con exceso de explosiones…todo esto aderezado con protagonistas que andan perdidos de un lado a otro y resoluciones absurdas a situaciones clave.

No obstante, sólo en Estados Unidos la película ya ha recaudado, en apenas tres semanas, casi el doble de lo que costó hacerlo, así que desde aquí adelanto que habrá tercera parte. Al menos espero que Michael Bay no sea el responsable.


Ficha de Transformers: Revenge of The Fallen

Título: Transformers: Revenge of The Fallen
Año: 2009
Duración: 150 mins.
País: EEUU
Director: Michael Bay
Reparto: Shia LaBeouf, Megan Fox, Josh Duhamel, Tyrese Gibson, Kevin Dunn, Julie White, John Benjamin Hickey, Ramon Rodriguez, Isabel Lucas, John Turturro, Glenn Morshower, Rainn Wilson, Matthew Marsden.
Guión: Ehren Kruger, Roberto Orci y Alex Kurtzman
Música: Steve Jablonsky
Fotografía: Ben Seresin
Producción: DreamWorks SKG / Paramount Pictures

Canal Cinissimo

3 Opiniones

  1. ManuéManué  20/07/2009

    Hace poco solté un comentario -acerca de Bay en este mismo blog, a ver si alguien me respondía- preguntando aquello de "¿director malo es el que hace malas películas?"

    Creo que Michael Bay es un genio técnico del cine -y, por ende, con potencial de serlo también artístico-. Tan seguro estoy que apostaría mi videoteca (deuvedeteca) a que se está riendo conscientemente de sus espectadores, defecando una estupidez esperpéntica a sabiendas de que reventará la taquilla sin esfuerzo alguno, despreciando el poco cerebro que le supone a la audiencia… Y acertando de lleno.

    Pero ¿cómo ha llegado a esto?

    Cuando Spielberg rescató a Bay de las garras de Bruckheimer, una esperanza me iluminó el proyector del alma. Parieron una muy buena película -"La Isla"- que fue machacada por la crítica y fracasó en taquilla. Aprendieron la lección y se pasaron a los rentables Transformers de los cojones. No es excusa.

    Si el tito de Spiderman tiene razón y "un gran poder conlleva una gran responsabilidad", entonces habría que fusilar a Michael Bay por no hacer las obras maestras que probablemente podría hacer. Poder y responsabilidad.

    Y ya que estamos tampoco sobraría dilapidar a De Niro por "actuar" de mercenario los últimos 10 años -desde "Jackie Brown"- sin importarle un comino la calidad de las bien pagadas mierdas que hace.

    Un saludo y disculpad las malas maneras. Ya sabéis… el talento desaprovechado…

  2. 39escalones39escalones  20/07/2009

    Completamente de acuerdo en lo de De Niro, Manué. En parte, también en lo de Bay, aunque a mí me parece que para hacer obras maestras, calificativo muy grande, hace falta mucho más que dominar la técnica (si es que a los ordenadores y todo eso caben dentro de esa definición). A mí su cine me parece vomitivo y no considero que haya algo en él que invite a pensar que podría hacerlo mejor. No es Spielberg, el cual sí me encaja mejor en el retrato que haces. Y ni que decir tiene que "La isla" es una buena idea inicial, completamente ridiculizada, banalizada y convertida en pirotecnia. En ella el problema es precisamente Bay. En manos de otro, quién sabe.

    Saludos.

  3. Manué: desde luego técnicamente es irreprochable, con esto me refiero a los efectos especiales, pero en este caso "sólo" se trata con tener detrás una productora con mucha pasta, lo que en el caso de Bay no es ningún mérito. Creo que ya se ha hecho una forma de hacer pelis "marca de la casa", que más o menos le va funcionando en taquilla, y mientras siga así JAMÁS cambiará su forma de hacer películas, por desgracias para todos porque en algunas sí sabe montar escenas de acción espectaculares. Y por supuesto Ben Parker tenía razón ;)

    39escalones: coincido contigo en lo de la isla, buen planteamiento que se va desinflando conforme avanza. Y a Spielberg lo pierde a veces su sentido del "espectáculo". Saludos.

Deja tu opinión