Trailer Si la cosa funciona (Whatever Works)

Trailer Si la cosa funciona (Whatever Works)

Sinopsis Si la cosa funciona: Woody Allen regresa a Nueva York con una comedia moderna acerca de un extraño misántropo (Larry David) y una ingenua e impresionable joven del sur que se va de su casa (Evan Rachel Wood). Cuando sus estrictos padres (Patricia Clarkson y Ed Begley, Jr.) vienen a por ella, se ven rápidamente inmersos en sorprendentes y confusas situaciones románticas. Todos descubren que encontrar el amor es sólo una combinación de encuentros afortunados y de apreciar el valor de Si la cosa funciona.

Tras el fracaso de su carrera, de su matrimonio y de sus intentos de suicidio, el cascarrabias Boris Yellnikoff (Larry David) se pasa la vida insultando a los pequeños que son lo bastante desafortunados como para estar en su clase de ajedrez e irritando a los pocos amigos que le quedan con sus interminables historias acerca de la falta de valor en todo. Antiguo profesor de la Universidad de Columbia y auto-proclamado genio que casi ganó un Premio Nóbel en Mecánica Cuántica, Boris dice ser el único que entiende perfectamente la falta de sentido de todas las aspiraciones humanas y el oscuro caos del universo. Como lo admite él mismo, Boris no es un persona “que te haga sentir bien”.

Boris tuvo alguna vez una vida de película. Físico renombrado, profesor de Teoría de cuerdas en la Universidad de Columbia, estuvo casado con Jessica (Carolyn McCormick), una brillante y hermosa mujer adinerada y vivía en un opulento piso en el mejor barrio de la ciudad. Pero la buena fortuna de Boris no le alivió sus permanentes sentimientos de desesperación, y una noche, en medio de una discusión con Jessica, saltó por la ventana. Para su gran desilusión, cayó sobre un toldo y sobrevivió a la caída. Después, se divorció de Jessica y se mudó a otro barrio.

Una noche, Boris estaba a punto de entrar a su apartamento cuando fue abordado por una extraña joven: Melody St. Ann Celestine (Evan Rachel Wood), quien le rogó que la dejara entrar a su apartamento.

Viendo que estaba hambrienta y que tenía frío, la dejó entrar a regañadientes. Melody resultó ser una inocente chica de Mississippi, que se toma cada uno de los comentarios sarcásticos que hace Boris prácticamente de forma literal. Boris le dice para ayudarla, que es una joven descerebrada demasiado frágil para sobrevivir en Nueva York, pero le permite quedarse por “unas cuantas noches.” Pero a medida que pasa el tiempo, Melody se siente cada vez más en casa, y no muestra ninguna intención de querer irse. Logra incluso calmar a Boris durante uno de sus ataques de pánico invitándolo a ver una película de Fred Astaire con ella en la televisión. Eventualmente, Melody le soltará una bomba: se ha enamorado de él. Boris le responde que una chica guapa como ella debería encontrarse a alguien de su edad. Ella le pregunta: “¿crees que soy guapa?”

Melody conoce a Perry (John Gallagher, Jr.), un joven que queda inmediatamente subyugado a sus pies. Aún cuando ella lo sorprende contándole acerca de los tristes y apesadumbrados planteamientos filosóficos de Boris, le pide que salga con él. Mientras está con Perry, Boris le cuenta a sus amigos Joe (Michael McKean) y Leo Brockman que espera que Perry lo libere de Melody, pero deja entrever que le resulta más atractiva de lo que pensaba a principio. Al volver a su callado apartamento, Boris no puede sino alegrarse cuando Melody vuelve a casa. La salida fue un total fracaso. No tenía nada en común con Perry, ni con los cretinos de sus amigos, ninguno de los cuales sabía nada acerca de la Teoría de las cuerdas. Al escuchar a Melody, Boris descubre de forma inesperada la importancia del factor suerte en la vida, de las pocas probabilidades de que los caminos de dos personas tan distintas se pudiesen encontrar.

Boris y Melody se casan y comienzan una vida juntos que es sorprendentemente satisfactoria para los dos. Él reconoce el valor de su alegría, y ella está orgullosa de estar casada con un genio. Pero después de un año, la felicidad de ambos se ve interrumpida por la llegada inesperada de la mojigata madre de Melody, Marietta (Patricia Clarkson) ha venido a Nueva York para buscar a Melody y dejar a su marido quien le fue infiel con su mejor amiga. Al descubrir que su hija no sólo está casada, sino que lo está con un excéntrico carcamal decenas de años más viejo que su hija, se desmaya. En un esfuerzo por solventar lo extraño de la situación, Boris las lleva a las dos a comer con su amigo Leo Brockman (Conleth Hill). Mientras están en el restaurante, Marietta se encuentra con Randy Lee James (Henry Cavill), un guapísimo joven que queda cautivado por Melody. De la misma forma, Brockman queda subyugado por Marietta.

Pronto, Brockman invita a salir a Marietta, y más tarde, a su apartamento. Cuando ella le muestra algunas fotos que ha tomado, él queda sorprendido por su talento: tiene un talento natural para la fotografía, es una artista real. Marietta pasa la noche con él. El hacer el amor con Brockman hace que Marietta de rienda suelta a su sexualidad y a su arte. En muy poco tiempo, comienza a explorar su sexualidad y a florecer como fotógrafa rompedora. Eventualmente, se instala en un ménage à trois junto a Brockman y al propietario de su galería, Al Morgenstern (Olek Krupa).

Marietta se las arregla para que Randy Lee James aparezca en un mercado de las pulgas donde ha ido de compras con su hija. Comprándole un pañuelo a Melody, Randy le explica que es un actor que vive en una casa flotante, que toca la flauta y que se enamoró de ella a primera vista. Melody intenta quitarle cualquier esperanza diciéndole que es una mujer casada, pero se queda con el pañuelo.

Melody finalmente reacciona a una de las rabietas de Boris diciéndole que se porta como un niño que hace una pataleta cuando no logra lo que quiere. Boris se queda totalmente sorprendido de que Melody pueda tener ideas propias y descubrir algo así por sí misma.

Marietta organiza un segundo “encuentro fortuito” entre Melody y Randy. Esta vez el encuentro es exitoso y los dos terminan haciendo el amor en la casa flotante.

Melody y Boris se ven sorprendidos por la inesperada visita del padre de Melody, John (Ed Begley, Jr.), quien está totalmente determinado a traer a su hija y a su esposa de vuelta a casa. Ignorando las advertencias de Melody y de Boris de que Marietta ha cambiado y de que ya no es la mujer que solía ser, John insiste en que quiere ver a su esposa inmediatamente. Al llegar a una de las exposiciones en la galería de Marietta, John se queda anonadado por la transformación de su mujer y totalmente destruido por su rechazo.

Haciendo lo posible por ser gentil, Melody le dice a Boris que conoció a alguien y que está enamorada. Ella le dice que extraña hacer el amor. Boris le responde fríamente, diciéndole que el hecho que lo deje no cambia en nada sus ideas: si el universo se está viniendo abajo, ¿por qué no lo estarían ellos también?

Esa noche, al tiempo que John ahoga sus penas en un bar, se pone a conversar con otro hombre que también tiene el corazón destrozado: Howard Cummings, (de nombre real Kaminsky) (Christopher Evan Welch). John se sorprende cuando descubre que la mujer que abandonó a Howard es de apellido Norman. Además, a medida que continúan tan delicada conversación y a John se le suelta la lengua gracias al alcohol, admite que nunca sintió realmente pasión por su mujer y recuerda que cuando estaba en el instituto, sentía algo por uno de los miembros del equipo de fútbol. Cummings (de nombre real Kaminsky) pide otra ronda.

Abatido sin Melody, Boris decide acabar con todo y saltar por la ventana. Por un extraño golpe del destino, aterriza encima de una mujer que lo protege de la caída y ella es llevada al hospital. Al visitar a la mujer, Helena (Jessica Hecht), en el hospital, Boris descubre que al igual que él, ella tampoco soporta a los tontos. Más aún, Helena es una adivina. “¿Cómo no supiste que te iba a caer encima?” le preguntó Boris. “A lo mejor sí lo sabía,” le respondió.

A medida que las parejas de esta historia se deshacen y realinean, buscando las configuraciones emotivas que satisfacen sus necesidades, el resultado sugiere que no existen reglas en el amor y que todos debemos aprender a ser flexibles y realistas. Aunque una relación pueda parecer común, lo importante es que funcione y te haga feliz, sea lo que sea.

Web oficial Si la cosa funciona (Whatever Works)

Please enter the url to a YouTube video.

Canal Cinissimo

Array

3 Opiniones

  1. PabloPablo  12/09/2009

    Hola, perdona que este mensaje no deba de estar en su sitio. Estoy buscando una película muy rara que se llama TERESA (1961). Por favor, si la tienes házmelo saber. Estoy desesperado por conseguirla…

    MUCHAS GRACIAS DE ANTEMANO

    mi email is pablosa57@yahoo.es

    saludos

  2. 39escalones39escalones  13/09/2009

    Lo lamento, Pablo, no la tengo. Per me surge una duda: no tengo ninguna "Teresa" fichada en 1961; ¿no será la de Fred Zinnemann de 1951 con Pier Angeli de protagonista?

    En ese caso, además de que, personalmente, no me parece una gran película, sí resulta bastante difícil de conseguir. Me pongo a ello.

    Saludos.

  3. PabloPablo  13/09/2009

    Hola, gracias por tu respuesta. La película que yo busco es esta:

    http://www.geocities.com/jesus_374/Teresa.html

    Por favor, si conoces a alguien que la tenga, házmelo saber.

    Gracias y un saludo

    pablosa57@yahoo.es

Deja tu opinión

×